BronxCare Health System

Política de Atención de Beneficencia

Propósito

La red BronxCare, compuesta por BronxCare Health System y el centro de salud Dr. Martin Luther King Jr. (“MLK”) (siendo cada uno una “Institución”), reconoce que muchas personas de nuestra comunidad requieren servicios de atención médica necesarios, pero no cuentan con un seguro médico o con la cobertura suficiente de un seguro médico y, por lo tanto, es posible que no cuenten con los recursos financieros suficientes para pagar estos servicios de atención médica. Esta Política de Atención de Beneficencia y Asistencia Financiera (la “Política”) refleja nuestro compromiso de brindar atención de beneficencia y asistencia financiera a las personas de nuestra comunidad para seguir cumpliendo con nuestra misión benéfica como un importante proveedor de atención médica voluntario y comprometido con la excelencia en los servicios de atención médica, la educación médica y la investigación. Esta Política puede aplicarse a otros afiliados a la red BronxCare según lo determinen sus respectivas juntas directivas.

Política

A fin de promover la misión benéfica de la Institución, tenemos la Política de brindar Atención de Beneficencia y Asistencia Financiera a los pacientes que cumplen con los requisitos y que no puedan costear el pago de la totalidad o una parte de los servicios necesarios desde el punto de vista médico, por ejemplo, los coseguros, los deducibles y los saldos del seguro médico después de agotar la cobertura u después de aplicar otra cobertura de beneficios. Debido a las normas federales, los coseguros y deducibles de Medicare serán considerados según cada caso. Si una persona que no sea el paciente solicita información acerca de esta Política, de ser posible, dicha información debe brindarse cuando se la solicita. Nuestra meta es brindar información rápida, clara, entendible y coherente, y comunicársela al paciente en su lengua materna, generalmente en inglés o en español.

La Atención de Beneficencia y la Asistencia Financiera requieren el gasto de recursos y fondos significativos de la Institución. Dichos gastos incluyen la “Atención de Beneficencia”, es decir, la atención gratuita, y la “Asistencia Financiera”, es decir, descuentos, pagos reducidos y cronogramas de pagos extendidos. La elegibilidad para la Atención de Beneficencia o la Asistencia Financiera en virtud de esta Política se basará en una determinación individual de las necesidades del paciente y los recursos que haya disponibles.

El compromiso financiero de la Institución con la Atención de Beneficencia y la Asistencia Financiera se establecerá cada año como parte del proceso de elaboración del presupuesto, y la Junta Directiva/los directores de la Institución (la “Junta”) lo revisarán y aprobarán todos los años. Las políticas de la Institución acerca del cobro de deudas, por ejemplo, los criterios para comenzar una acción de cobro e implementar recursos de cobro posteriores al fallo, deben ser coherentes con esta Política. Las agencias de cobro contratadas o los abogados especializados en cobros deben actuar conforme a esta Política.

Definiciones

Familia: Una familia es un grupo de dos o más personas vinculadas por el nacimiento, el matrimonio o la adopción y que viven juntas, incluidas las parejas de hecho, según lo definido por la ley vigente; todas estas personas se consideran integrantes de una familia.

Ingresos: Los ingresos son las rentas brutas de una familia según se informan para la declaración federal de impuesto a la renta, incluidos los salarios brutos, las propinas, los beneficios por discapacidad del Seguro Social, los pagos que reciben los veteranos, la pensión conyugal, la manutención, los beneficios para militares y desempleados, y la asistencia social. Los activos no deben considerarse a la hora de determinar la asistencia para los pacientes que tengan ingresos equivalentes al 200 % o menos del Índice Federal de Pobreza.

Principios generales

Según se indica en detalle a continuación, la Atención de Beneficencia y la Asistencia Financiera están disponibles para servicios que sean médicamente necesarios para aquellas personas que residan en nuestra comunidad y que cumplan con los criterios establecidos. Esta Política se aplica de manera uniforme, coherente y equitativa para todos los pacientes elegibles. En la medida de lo razonablemente posible, los pacientes deben ser evaluados a fin de determinar que cumplen con los requisitos para recibir Atención de Beneficencia o Asistencia Financiera cuando se presenten por primera vez para recibir servicios de hospitalización o ambulatorios.

La Atención de Beneficencia y la Asistencia Financiera están disponibles para las personas que reúnan los siguientes requisitos:

• Residen en el área de servicio de la Institución, la cual abarca los cinco distritos, el Bronx, Nueva York, Queens, Kings y Richmond, y el condado de Westchester. Para los servicios de emergencia, están incluidos todos los códigos postales del estado de Nueva York.

• Pagan los servicios por su cuenta, no tienen cobertura de atención médica o asistencia del gobierno, como Medicaid o una cobertura de atención administrada, y no reúne los requisitos para recibir asistencia del gobierno a pesar de los esfuerzos razonables para obtenerla; o bien, agotó sus beneficios del seguro médico.

• Tienen ingresos por debajo del límite del 300 % del Índice Federal de Pobreza; sin embargo, puede haber excepciones en casos individuales debido a circunstancias extraordinarias, según lo estipulado en esta Política.

i. Nota: Los fondos de la subvención de la Sección 330 no deben utilizarse para proporcionar atención de beneficencia ni asistencia financiera a los pacientes que tengan ingresos entre el 201 % y el 300 % del Índice Federal de Pobreza.

• Además, las personas de bajos ingresos y, en algunos casos, de ingresos medios que no puedan cumplir con sus obligaciones financieras para recibir servicios médicamente necesarios debido al costo extraordinariamente alto de esos servicios, a la cobertura insuficiente del seguro médico o a razones similares, pueden optar a recibir Asistencia Financiera en virtud de esta Política según se analice cada caso.

 

La experiencia nos ha enseñado que muchas personas que reciben atención médica en la Institución reunirían los requisitos para los programas de asistencia gubernamental si brindaran la información y documentación necesarias. El personal les informará a los pacientes sobre las opciones disponibles en función de su elegibilidad para obtener la cobertura de un seguro médico o de un tercero relacionado. El personal debe ayudar al paciente a completar la solicitud para cualquier programa gubernamental correspondiente, pero el paciente debe brindar la información y documentación necesarias y, de preferencia, firmar la solicitud. El proceso de solicitud debe completarse mientras el paciente se encuentre hospitalizado o al momento de recibir la atención ambulatoria programada, o a más tardar antes del próximo servicio de este tipo.

Si el paciente se niega a cooperar, se lo tratará como un paciente “que paga los servicios por su cuenta”. Cualquier caso en que el paciente se niegue a cooperar en virtud de esta Política debe quedar asentado en su archivo financiero y se lo debe tener en cuenta para la próxima vez que el paciente solicite los servicios electivos.

La determinación de que un paciente reúne los requisitos para la Atención de Beneficencia o la Asistencia Financiera volverá a evaluarse (a) en cada hospitalización y (b) al menos cada 12 meses en el caso de los servicios ambulatorios. El personal debe solicitar información sobre si hubo algún cambio en las circunstancias financieras que pudiera afectar la elegibilidad del paciente en virtud de esta Política. Si hubiera algún cambio, se deberá actualizar el estado del paciente.

Por lo general, esta Política requiere un compromiso financiero de cada paciente para reforzar el principio de que el paciente posee algún grado de responsabilidad financiera por su atención médica. Si el paciente no puede hacer el pago que solicita esta Política cuando se brinden los servicios, se le debe permitir que reciba el servicio actual, pero se le informará que se le solicitará el pago la próxima vez que reciba un servicio electivo. Si corresponde, la Institución también deberá determinar si un paciente es elegible para un plan de pagos extendidos. A ningún paciente se le denegarán los servicios por su incapacidad de pago.